¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Parece que esta semana ha sido la entrada oficiosa del otoño. Y es que querer negar o convencerse de que a mediados de octubre ya tiene que hacer fresquito es como querer hacer lo propio con que a estas alturas el tema del Brexit tenía que crear tensiones, por mucho que en últimas fechas aparecieran posibilidades de ver el abrazo entre todos…y es que lo más difícil sigue estando en casa para el Primer Ministro. Con las buenas nuevas que trasladan Jonhson y Juncker en pleno Summit, la verdad es que lo importante de verdad vendrá con la decisión del Parlamento UK el sábado. Y aquí se abren casuísticas en la que mi capacidad de análisis se queda corta para poder desarrollar lo que pasará, aunque vamos a intentar poner en marcha este cansado cerebro, que la semana se hace larga.

Todo gira ahora en torno a que no habrá extensión en ningún caso, como ambas partes reconocen, aunque yo creo que acabará habiéndola por aplicación automática tras el rechazo de la Cámara Baja y a no ser que de verdad vayamos al peor de los casos, que hay que ser muy gallito como para desearlo. Boris dice no a la extensión y prefiere no-deal antes que eso, y la Unión dice no a la extensión a expensas de que UK no querrá llegar al desastroso no-deal, como no creyéndose el farol. Pero se negocia en términos ahora mismo de que la extensión no es una posibilidad, quizás para que ambos se fuercen a llegar al apretón de manos, o para que la EU fuerce a los parlamentarios a entenderse, que eso es como cuando mis hijos me hacen caso a la primera, como ver un unicornio en el bosque, algo así como muy muy poco probable.

En cualquier caso, creo que, honestamente, el mercado no va a entrar en si los laboristas apoyarán (Corbyn ya ha dicho que no, pero quizás mejor eso que una no-extensión y salida brusca) o si los anti-europeístas harán lo propio, que parecería extraño, pero tratando de evitar otra de las opciones que se abren, que es una revocación del Brexit y una vuelta a la situación anterior a plantearse cualquier intento de separación. Pero, lo que parece que se vislumbra es eso, que, con el apoyo de los anti-europeístas y de los pro-europeístas moderados, Johnson tratará de compensar la supuesta oposición de los 10 diputados del DUP irlandés, cuyo rechazo parece un hecho consumado. A mí me sorprendería positivamente si va hacia adelante.

También, como digo, existe la posibilidad de que, si no hay acuerdo, haya una extensión, pero sólo a petición de la Unión Europea, y esto a día de hoy parece improbable, aunque yo no diría que se otorgase bajo ciertas condiciones de contenido y timing definitivo. Boris necesita 320 apoyos y la última intentona de May en marzo acumuló 279 apoyos conservadores, con los que debería contar el Prime Minister ahora. Aunque entre esos están los 19 a los que Johnson echó del partido en septiembre tras el voto de bloqueo al no-deal. Es decir, que necesita 61 votos. Hagan cuentas, porque yo a partir de aquí me pierdo, al menos hasta que se vean reacciones reales y no sucesos esperados de un Parlamento que ha sido muy impredecible en los últimos tiempos. Pero la cosa pinta como que es complicado que el sábado salga bien, aunque este análisis solo se hará desde que haya greenlight por parte de los socios hoy, imagino.

Iván Sáez Fuertes | Associate Partner en EY | PAS – People Advisory Services

Barnier, principal negociador de la Unión Europea, afirmaba ayer que el acuerdo estaba cercano, dando posibilidades a que se cerrara esta misma semana, provocando reacciones al alza en la libra, que ya venía empujada de días atrás, hasta niveles de mayo. Se persigue al menos un principio de acuerdo que discutir en el Summit que empieza mañana, para lo que es necesario que hoy mismo exista un avance en el documento, que, en el caso de que recibiera el Green-light de los socios, pudiera aprobarse en sesión del Parlamento al efecto el sábado en Londres.

Sin duda, hay líneas rojas que hacen pensar que no será fácil, es vital la reacción del Democratic Unionist Party (DUP) e incluso se manejan escenarios de aprobación en Parlamento sin el apoyo de éstos, y creo que quizás esa posibilidad que lleve a que no se den la mano finalmente, pero a que Boris acepte una prórroga, no sería tampoco mal vista del todo, porque entra dentro de toda la casuística con la que movernos en nuestras expectativas.

Iván Sáez Fuertes | Associate Partner en EY | PAS – People Advisory Services

Se aproxima al 31 de octubre de manera imparable, pero con algunos avances esperanzadores durante la semana pasada, sobre todo los que vienen del acercamiento con Irlanda, de cara a paliar uno de los principales escollos. El mercado de divisas es siempre un buen termómetro del sentir popular sobre cómo se percibe que va el asunto. Pues bien, la libra rebotaba con fuerza con el avance de la semana hasta máximos de 3 meses y ahora mismo estamos en ese impase en el que tienen que ratificarse esas esperanzas antes del Summit Europeo de esta semana. Y esa falta de concreción después de las buenas esperanzas de la semana pasada, es la que hace que arranque la semana para la libra con algo más de tensión e incertidumbre, con los negociadores de la Unión Europea pidiendo retoques y avances a un plan de Boris Johnson que aún no es el mejor posible para Europa, al menos como base del acuerdo.

Ayer Angela Merkel afirmaba que UK se convertirá en uno de los potenciales competidores de la Unión Europea en los mercados globales, junto a US y China, una vez que deje la Unión, por lo que pide que se entienda que los socios deben de ser firmes a la hora de aceptar los términos del acuerdo de Brexit que no sean muy diferentes a los que ya aceptaron.

Incluso, parece que hasta Boris Johnson telefoneó a Pedro Sánchez este sábado a media tarde, para charlar en tono distendido sobre los planes de salida.

Por su parte, la home secretary Priti Patel parece que hará público en breve que el nuevo sistema por puntos que se establecerá post-Brexit para la obtención de permisos de trabajo en UK, otorgará puntos adicionales si el candidato está dispuesto a aceptar un trabajo en el norte y zonas costeras del país. A través de esta medida el gobierno busca dotar de personal altamente cualificado a las zonas de baja renta del país.  Otras variables que proporcionan puntos son el nivel educativo, el nivel salarial, habilidades y edad.

Iván Sáez Fuertes | Associate Partner en EY | PAS – People Advisory Services

SUBIR