¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Jornada tensa la de ayer, ante un incremento en las posibilidades que se asignaban al escenario de “hard-Brexit” conforme avanzaba el día, basado en que estamos a justo 1 semana del deadline y la extensión que concede la UE, y que se ratificaba anoche, está condicionada a un voto de aceptación en el Parlamento Británico. Finalmente, los peores fantasmas se disiparon, al menos de momento, y Europa concede extensión hasta el 22 de mayo, antes de que se celebren las elecciones europeas, y siempre que consiga pasar el famoso trámite del Parlamento.

En caso de no conseguir este apoyo del Parlamento, el Gobierno británico, antes del 12 de abril, tiene que decidir si organiza elecciones para la Eurocámara y, en ese caso, deberá de desarrollar un plan respecto al Brexit ante los socios, que implicaría la concesión de una extensión larga (incluso hasta lo que dura la legislatura de la Eurocámara, 5 años), o decidir si sale definitivamente de la Unión. Pero antes de todo esto, May necesita el apoyo interno, y se abre la posibilidad de tener otro Summit Europeo de urgencia la semana que viene ante los acontecimientos, y sólo para tratar este tema del Brexit.

Macron afirmaba que, si May fallaba en el primer escollo, el del OK del Parlamento a lo acordado anoche tras horas de reuniones, guiaría a todos a pensar en un no-deal como posibilidad cierta, mientras Barnier decía que los 27 han hecho ya el mejor de sus esfuerzos. Y todo esto lo reflejaba la libra. Leía en un informe que, según algunas encuestas de analistas, se esperaría que la libra cayera más de un 8% si se diera el “no-deal”.

 

Iván Sáez Fuertes | Executive Director | PAS – People Advisory Services

Ernst & Young Abogados, S.L.

Continuando con nuestro avance de ayer, os compartimos unos comentarios sobre la votación de ayer en el Parlamento Británico, y la situación actual del Brexit.

Muy ajustada la votación en la que el Parlamento británico rechazaba ayer un Brexit duro, sobre todo la votación en una de 2 las mociones que se presentaban, no la inicial de May, presentada por una parte del ala conservadora, y en la que sólo se planteaba la salida, sin más opción que el “no-deal”, sin posibilidades de formular nuevas vías. 4 votos de diferencia a favor del “NO” en esta votación (312 a 308). Y esto nos pone en situación mucho más compleja respecto al análisis de qué hubiera pasado si se decanta hacia el otro lado la votación (hacia el “SI”) mientras, en la otra enmienda, la original de May, en la que se proponía una salida no pactada como “opción por defecto” si no se encuentra otra fórmula para implementar la salida, salía como resultados, como así ha sido, el “NO” pero con algo más de apoyo, no más de 43 votos de diferencia en cualquier caso (321 a 278).

En cualquier caso, que el segundo paso de esta semana de votaciones en UK se salda de una manera menos holgada que la descontada, y que encaramos esta jornada de jueves en la que se sigue esperando que todos, UK y los 27 socios por unanimidad, estén de acuerdo con una extensión del deadline de salida de la EU, aquel 29 de marzo, pero donde ya entran en el modelo nuevas variables. Por un lado, la posición de la Unión Europea respecto a esto imaginamos que se hará más firme y dura, de hecho muchos piden que no se esté a favor de la extensión si no es a cambio de una hoja de ruta mucho más clara sobre el proceso, porque esto es un divorcio iniciado por una de las partes pero, en algún momento, tendrá la otra que decir cómo, cuándo y hasta dónde varían las condiciones relacionales que existían “como pareja”. Y, por otro lado y enlazando con este punto, el “cuándo” es muy importante también, porque, si la EU reclama una extensión más larga de la que la otra parte tiene en mente, nos metemos en las elecciones europeas, y eso obligaría a UK a participar en ellas, algo a lo que no quiere llegar Theresa May, lógicamente.

La libra repuntaba, lo hacía desde el entorno de 1.32 hasta el 1.335 con que cerraba el día, ahora en un punto intermedio. Esta reacción quizás se producía por salvarse ese escollo de posibilidad de Brexit no pactado, aunque lo justo de la votación tampoco deja contento ni convencido a ninguna de las partes, mucho menos deja fuerte a una posición, la de May, que ha pasado muchísimas situaciones complicadas en los últimos meses y que desde fuera ya empieza a despertar incluso empatía, por lo que debe de estar pasando en estas jornadas interminables y por el aguante que demuestra tener.

Iván Sáez Fuertes | Executive Director | PAS – People Advisory Services

Ernst & Young Abogados, S.L.

 

Extensión o soft-Brexit?

En plena “campaña” de votaciones en el Parlamento británico, los mercados prefieren  tomárselo con calma, con muchísima calma, quizás porque descuentan que, tras haber rechazado ayer la propuesta a la que llegaban Juncker y May el lunes por la noche, la ruta de consecución de los resultados de las siguientes votaciones, hoy y mañana, traerá como resultado algo que no es ni lo peor (“no-deal”), ni lo mejor (“deal”). Acabaremos en extensión o en “soft-Brexit”, pero con poca esperanza de que derive en un entendimiento sencillo, ya lo decía el lunes Juncker que no se moverían de esa concesión de ausencia de frontera en Irlanda solo temporal.

El rechazo de ayer era, nuevamente, aplastante, por 391 parlamentarios en contra, por 242 a favor, con lo que los cambios implantados en el nuevo acuerdo con la UE sólo conseguían corregir la diferencia que se daba en la votación de enero desde 230 votos hasta 149. Lejos de ser suficiente. Pero es que los rechazos de ayer no eran solo por parte de aquellos que quieren una salida brusca, y que siguen viendo en los nuevos términos del acuerdo un riesgo legal de que UK no tenga una vía para salir de la unión aduanera de forma unilateral en el futuro, sino también de aquellos que quieren un nuevo referéndum como escenario preferido, como los pro-europeístas del Partido Laborista.

Esto, por mucho que pudiera estar descontado, provocaba ayer una caída de la libra desde 1.325 hasta casi el 1.30, moviéndose ahora en un punto intermedio entre ambos valores y a la espera de nuevos acontecimientos. En este sentido, hoy tendremos seguramente un voto en contra de aplicar la salida brusca y, mañana, un voto a favor de negociar la extensión con la UE, una extensión por 3 meses y que tiene que ser autorizada por los 27 países de la Unión. Pero esto no soluciona los problemas, sobre todo si ya ha insistido Juncker y Barnier estos últimos días sobre la negativa a seguir negociando si no había acuerdo y, por ende, la no necesidad de un período de transición. Referéndum o coalición de parlamentarios pro-europeos que buscaran un “soft-Brexit” como mejor solución, dimisión de Theresa May, parecen las opciones más barajadas ahora mismo. Aunque a cualquiera de ellas parece que solo se llegará a través de ganar tiempo consiguiendo la esperada extensión mañana.

Iván Sáez Fuertes | Executive Director | PAS – People Advisory Services

Ernst & Young Abogados, S.L.

SUBIR