¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Bruselas y Londres han retomado recientemente las negociaciones para llegar a un acuerdo comercial entre la UE y Reino Unido antes del 31 de diciembre, fecha en la que termina el periodo de transición, tras el abandono del Reino Unido de la UE el pasado 31 de enero.
Mientras que Michael Gove ha definido la última ronda de negociaciones como “constructivas”, también ha explicado que hay “diferencias significativas de principios” y que “está siendo difícil llegar a un acuerdo mutuo beneficioso para ambas partes”.
Por otro lado, el negociador de la UE, Michael Barnier, ha advertido que las demandas de Reino Unido “no son realistas”.
El Gobierno de Reino Unido ha reiterado en distintas ocasiones que no tiene la intención de pedir una prórroga del período de transición, y que si no se llegara a acuerdo antes de la finalización del plazo, Reino Unido pasaría a comerciar con la UE con las reglas de la Organización Mundial del Comercio (lo que muchos expertos auguran que dañaría enormemente la economía de Reino Unido).
Reino Unido ha presentado 13 documentos, donde establecen su enfoque para las futuras relaciones con la UE, con un esbozo de un acuerdo de libre comercio, basado en previos acuerdos de la Unión Europea con países como Canadá, Japón o Corea del Sur. También han propuesto acuerdos separados para temas relacionados con la pesca, aplicación de leyes o áreas técnicas como aviación, energía o cooperación nuclear civil, entre otras.
Por su lado, la Unión Europea ha contestado que no quieren “copiar y pegar” aspectos de acuerdos vigentes con otros países o llegar a acuerdos distintos para cada sector basados en precedentes pasados. A lo cual Reino Unido ha contestado que no entiende qué tiene su país de diferente que no se le pueda ofrecer las mismas condiciones que se han ofrecido a otros países en el pasado.
El mayor problema con el que se encuentran ambos bloques es la falta de tiempo. Pero las negociaciones avanzan despacio en medio de la mayor crisis sanitaria y económica que vive Europa en 100 años, hay multitud de asuntos abiertos, incluido el contagio por coronavirus del negociador de la UE, Michel Barnier, y el 31 de junio es la fecha tope para que Londres pida una prórroga y extienda el periodo de transición más allá del 31 de diciembre de 2020. Y sigue sin haber grandes avances desde el primer día en cuestiones fundamentales, sobre todo en las condiciones que la UE quiere que Reino Unido acepte a cambio de un acuerdo comercial, en la pesca y en el papel de los tribunales de la UE.
La semana que viene comenzará la nueva ronda de negociaciones, aunque ambas partes tienen claro que un acuerdo entre ambos bloques está cada vez más lejano.
Aunque no se llegue a un acuerdo comercial, parece que esto no afectará a la movilidad de los ciudadanos de la Unión Europea y Reino Unido, ya que habían confirmado que desde enero de 2021, las leyes migratorias de Reino Unido aplicarán de igual manera a ciudadanos de la UE y a los del resto del mundo.
Si tenemos que mojarnos, apostamos por una extensión del período transitorio, por dos razones unidas bajo un mismo cordón: porque ya antes de estallar la crisis del Covid-19 se dejaba entrever que el plazo de negociación de 11 meses era insuficiente; y porque sin lugar a dudas esta pandemia va a retrasar (ya lo ha hecho) y ralentizar las negociaciones. ¿O no habrá otros asuntos humanitarios, económicos y sociales que priorizar sabiendo que ahí mismo está el pulsador que nos otorgue 1 o 2 años más de período transitorio? En todo caso, en el plazo máximo de un mes lo sabremos.
Adriana Agudo Martin
Iván Sáez Fuertes
People Advisory Services – EY

El 27 de mayo tuvo lugar un webinario organizado por MERCER sobre “Claves y retos de la Movilidad Internacional ante el COVID-19” en el que se ha hablado sobre las medidas y políticas adoptadas por las empresas destinadas a reducir el impacto del COVID-19 respecto de la movilidad internacional de personas. La participación de empresas de diversos sectores tales como Sener, Banc Sabadell y Grupo Pinero ha sido muy enriquecedora por las particularidades que caracterizan al sector energía, financiero y hotelero.

FEEX ha transmitido su opinión técnica basada en las acciones acometidas por sus empresas asociadas y las mejores prácticas que se están abordando de cara a un futuro. Estamos ante una transformación global que impacta en los procesos de internacionalización de las empresas teniendo que afrontar cambios en las Políticas de desplazamiento de trabajadores, regulación y normativa, potenciando la flexibilidad de los negocios y el trabajo en remoto y buscando los modelos que fomenten la atracción y retención del talento, dentro de un entorno de protección de la salud y seguridad de las personas ante posibles situaciones de crisis sanitarias que pudieran ocasionarse.

Compartimos con la Comunidad FEEX el documento presentado.

Cámara de Comercio de España comparte hoy una recopilación actualizada de las medidas adoptadas hasta la fecha en el ámbito económico por el Gobierno de España y la Unión Europea para mitigar el impacto del coronavirus en la actividad económica:

SUBIR